2006/05/19

Feng shui y sentido común.


bambú

Cada vez más libros y más páginas web presentan el Feng Shui como algo con capacidad de resolver todos nuestros problemas de la noche a la mañana, sin que nosotros tengamos que hacer nada más que poner algo (con toda probabilidad un elemento simbólico de la cultura china que en el caso de muchos sitios web dedicados al tema se puede comprar ahí mismo) en un sitio determinado de nuestro hogar. Y cada vez más gente cree que el Feng Shui consiste en eso, en arreglar milagrosamente los múltiples problemas que pueden surgir diariamente poniendo esto o aquello en tal sitio.Esto hace que de entrada quede desvirtuado el principio básico del Feng Shui y que lo que exige cálculos complejos y tener en cuenta muchas variables se convierta en una mera superstición aplicada a la decoración del hogar.
Por otra parte, cada vez más gente me pregunta cosas como: “¿Qué puedo hacer para conseguir trabajo?” o “¿Qué puedo hacer para mejorar mi salud?”. Cuando les respondo que eso tendría que mirarse detenidamente antes de poder contestar me dicen invariablemente: “Dime algo rápido... algo que pueda hacer ya.” Y cuando me niego, mencionan ese libro o esa página web donde salen remedios muy concretos para los problemas que la mayoría de gente tiene en su vida cotidiana. En ese momento les digo que si quieren hacer eso que recomienda el libro o página web, lo hagan, bajo su responsabilidad, y que tengan en cuenta que el remedio puede ser peor que la enfermedad. Entonces me miran con aire incrédulo y me dicen: “Pero si ahí lo dice...” Llegadas las cosas a este punto, suelo optar por callarme, pero creo que aquí y ahora es el momento de decir todo eso que me callo en ese momento. Y todo eso que me callo tiene que ver sobre todo con el sentido común.

Veamos... el Feng Shui de las Ocho Mansiones establece que cada casa, dependiendo de su asiento, tiene cuatro sectores favorables y cuatro sectores desfavorables. Por otra parte cada uno de nosotros, dependiendo del año de nacimiento y del sexo, tiene cuatro orientaciones favorables y otras cuatro orientaciones desfavorables. En el mejor de los casos, coincidirán nuestras orientaciones favorables y desfavorables con las de nuestro hogar y además en los sectores favorables se ubicarán la entrada, los dormitorios, el estudio y el salón, y en los desfavorables habrá baños y trasteros... y además, la estructura de las habitaciones nos permitirá orientar todo el mobiliario en nuestras direcciones favorables.
Lamentablemente eso no sucede nunca. ¿Quién puede permitirse el lujo de dedicar el 50% de la casa a poner baños y trasteros? Hoy en día, nadie. ¿Cuántas casas hay con las habitaciones diseñadas de tal forma que permitan colocar la cama apoyada en más de una pared? Muy pocas, y la mayoría de las veces las dos paredes no coincidirán cada una con una orientación favorable para el grupo este y otra para el grupo oeste... Así que, tomando solo como referencia el Feng Shui de las Ocho Mansiones, siempre habrá algún tipo de energía en conflicto que deberá armonizarse. Y esto deberá hacerse por una parte teniendo en cuenta las energías presentes en cada sector, tanto las que dependen del asiento de la casa como las del palacio en cuestión, y por otra parte teniendo en cuenta la interacción entre esas energías y las de cada persona que vive en la casa.

En el caso del Feng Shui de la Estrella Voladora, eso se complica mucho más aun. Los sectores favorables y desfavorables ya no dependen de un factor, como en el caso del Feng Shui de las Ocho Mansiones, sino de una combinación de factores. En cada sector se localizan 3 estrellas, una que tiene que ver con el periodo de construcción del local (estrella del Tiempo), y otras dos que tienen que ver con la orientación de la casa, (estrellas de la Montaña o asiento y de Agua o frente). Esas estrellas van cambiando su fuerza y su signo en cada periodo. En el periodo 8 en el que estamos ahora hay tres estrellas favorables (8, 1 y 6) dos relativamente favorables ya que dependen de las estrellas que las acompañen (9 y 4) y otras cuatro francamente desfavorables (5, 2, 3 y 7). Y esas estrellas no solo deben tenerse en cuenta en sí mismas, sino en combinación con las otras estrellas que se alojan en el mismo sector. Y también hay que tener en cuenta la energía del sector en el que se alojan, las energías de las estrellas visitantes (anuales y mensuales, principalmente) y las de los habitantes de la casa. El trabajo de armonización de energías puede ser mucho mas complejo, evidentemente.
Así, cuando doy los consejos mensuales, tengo en cuenta las energías de la estrella anual, de la mensual y del sector en el que se encuentran. Se da por supuesto que ya ha habido un trabajo previo de armonización de conflictos entre todas las estrellas presentes y con los habitantes de la casa, y por lo tanto esos consejos se refieren simplemente a las estrellas visitantes en cada momento. Así pues, esos consejos siempre serán parciales. Pueden ayudar y pueden mejorar las cosas, pero también pueden no hacerlo si hay otros conflictos no resueltos en ese sector.

Una vez aclarados estos puntos, el sentido común debería decirnos que el Feng Shui es un ejercicio de armonía, que su objetivo es armonizar las energías presentes en nuestro entorno con las nuestras. Y debería decirnos también que en todos los entornos hay energías favorables y desfavorables y que siempre habrá conflictos entre ellas. Y que las energías fluyen y cambian con el paso del tiempo y que, por lo tanto, tendremos que seguir trabajando para mantener esa armonía. Evidentemente, cuanta más armonía consigamos crear, más favorable resultará nuestro entorno y habrá más probabilidad de que las cosas fluyan de manera favorable para nosotros. Pero cuidado, lo mas favorable para nosotros puede no coincidir con lo que nosotros queremos.
Por otra parte deberíamos tener siempre presente que, dentro del “trigrama” que representa el fluir de las energías entre la tierra, el hombre y el cielo, el Feng Shui trata de las energías de la tierra, y que eso es solo una tercera parte del total.

En conclusión puedo decir que no creo en esa visión del Feng Shui como solución milagrosa y rápida a todos los problemas que podamos tener. Por una parte, esas soluciones milagrosas suelen basarse en una visión muy parcial del Feng Shui, ya sea la del “Feng Shui para occidente” o la del “Feng Shui de las 8 aspiraciones”. Recordemos que la única diferencia entre ambas es que una toma la puerta de entrada como base mientras que la otra toma las direcciones de la brújula. Son parciales desde el momento en que ninguna de las dos toma en cuenta la orientación de la casa, su entorno, las energías de los habitantes de la casa o el cambio energético en el transcurso del tiempo. Diré más: muchos de los remedios propuestos no tienen nada que ver con las relaciones energéticas entre los cinco elementos y se basan en el uso de objetos que tienen mucho mas que ver con la superstición que con la voluntad de crear un equilibrio entre las energías presentes en un sitio determinado, energías que, por otra parte, ni se conocen ni se tienen en cuenta.

Evidentemente, la práctica adecuada del Feng Shui puede ayudarnos a crear un entorno favorable en el que vivir mejor, pero eso requiere algo más que poner un objeto determinado en un sitio concreto. Requiere un estudio minucioso y exhaustivo de la vivienda y de su entorno, que servirá para identificar los posibles conflictos entre las energías presentes. Y primero habrá que intentar calmar esos conflictos y llegar a conseguir el máximo de armonía posible. Y solo entonces será cuando podamos plantearnos cómo activar determinadas energías para conseguir ciertos objetivos. Pero lo primero es lo primero. Empezar a practicar el Feng Shui para obtener prosperidad, salud o amor sin tener en cuenta otras cosas mucho más importantes es empezar a construir la casa por el tejado y eso, según el sentido común, nunca ha funcionado.

15 comentarios:

Bambu9 dijo...

Buen Dia.

Excelente comentario, todo debe estar en su debida medida, finalmente lo que se busca con el Feng Shui es un equilibrio, pero esto incluye la particiapcion activa de la persona a la cual se le realiza.

Aprovecho la oportunidad para preguntar. En vista de sus excelentes conocimientos del tema agradezco informacion sobre el choque de ramas terrestres denominado Daño mutuo o Los Seis Asesinos (Di Zhi Liu Hai).

De antemano mil gracias.

Namaskar

boirina dijo...

Muchas gracias por el comentario. La verdad es que ya estaba empezando a pensar que nadie leía mi blog. :)
En cuanto a la pregunta, efectivamente, Liu Hai es el nombre que se le da a uno de los posibles choques entre las ramas terrestres. El problema es que la astrología china (y la occidental también) se basa en una serie de símbolos que deben ser interpretados y esa interpretación depende mucho de todo lo que rodee al símbolo en cuestión. No es lo mismo un choque de ramas terrestres que se dé entre los cuatro pilares del nacimiento, que si se da entre uno de los pilares y otra cosa (los pilares del año, mes o día actual, o el pilar de la suerte de 10 años, por ejemplo) o si se da entre los factores temporales que acabo de mencionar. Por otra parte, esos símbolos tienen que ver con tendencias o posibilidades, cosas que no siempre van a cumplirse y, aunque es verdad que la astrología china demuestra una capacidad de predicción notablemente más alta que la astrología occidental, hay que tener en cuenta que tanto las combinaciones como los choques simplemente simbolizan una posibilidad. Diferentes lectores de cartas natales dan diferentes explicaciones para un mismo símbolo en circunstancias parecidas.
Personalmente, tengo en cuenta la astrología china en aquellos aspectos más relacionados con el Feng Shui, de la misma manera que un acupuntor podría tener en cuenta aquellos aspectos de la astrología china que pudieran sugerir qué canales energéticos de cada persona puedan verse afectados por un desequilibrio o una deficiencia, sin tener en cuenta otros aspectos menos relevantes para el desempeño de su trabajo.
El estudio de la astrología china, tanto Ba Zi como Zi Wei Dou Chu, es muy interesante y retador, y estoy en ello. Y precisamente por eso, creo que es mejor formular esa pregunta a alguien verdaderamente especializado en el tema. Yo de momento me limito a seguir profundizando en la astrología china (tarea complicada, por cierto) y a utilizar las partes de la astrología china que se relacionan más directamente con el Feng Shui... nada más.
La astrología china se refiere a la suerte del cielo, el Feng Shui a la suerte de la tierra y, como muy bien apuntabas en tu comentario, queda la suerte del hombre, que depende de cada uno de nosotros.
Siento no ser de más ayuda, pero creo que no está realmente en mi mano dar una explicación sobre algo que yo solo conozco parcialmente. Aunque ambos campos se relacionen, el conocimiento de un campo no implica el conocimiento exhaustivo de otro campo relacionado.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Claro que si leemos tú blog, y mas de uno te lo aseguro.

Felicitaciones !!!

Anónimo dijo...

Este blog es excelente, siempre busco para comparar la combinacion de estrellas todos los meses....es una manera de aprender.
Gracias por su gran aporte,

corte por agua dijo...

Excelente, creo que es bueno entender que esto es una forma de vida....

consoladores dijo...

No sé si con el Feng Shui puedo resolver todos mis problemas, pero sí que mis energías estén bien dirigidas.

centralitas telefonicas dijo...

Muy buena la nota,y desde luego que no se resuelven los problemas con cambiar de sitio algunos objetos,o,poner o sacar otros.

Tiendas muebles madrid dijo...

La verdad que el blog es genial, me ayuda a ir aprendiendo de todo éste tema que me gusta y aunque hay cosas que me cuestan un poquito con la práctica y leyendo les voy entendiendo de a poco.

galpones cordoba dijo...

Literalmente viento y agua, es un ancestral sistema chino de estética que pretende utilizar la doctrina taoísta para ayudar a mejorar la vida. Se trata de una disciplina ampliamente reconocida como una pseudociencia. El feng shui se basa en la existencia de un aliento vital o chi cuyo flujo se ve modificado por la forma y disposición del espacio, las orientaciones (puntos cardinales) y los cambios temporales.

Jardineria dijo...

Si tu jardín se encuentra contaminado de hormigas, gusanos, yuyos excesivos, parásitos que atacan a los plantas o árboles frutales que se secan, lo que conviene es plantar enredaderas como la hiedra o la enamorada del muro, pues tiene la capacidad de reciclar y trasmutar la energía. Es aconsejable decorar el jardín con piedras especialmente si hay pozos de agua.
Otra manera de neutralizar la negatividad es colocando en la tierra carbón vegetal con monedas, esto ayuda a que las plantas crezcan sanas y el ámbito quede libre de malas vibraciones.
También se puede poner azufre en polvo o sal marina sobre una teja o placa de hierro con dirección al sur y al oeste del jardín.

Camisas Hombre dijo...

Me gusta tener en cuenta al Feng Shui para la decoración de mis locales porque tienen mucha armonía.

zapatos madrid dijo...

Creo que al Feng Shui hay que tomarlo como un estilo de vida y hacer las cosas desde el sentido común.

Diseño web dijo...

Creo que el Feng Shui puede ayudar a estar mejor cuando lo tomamos como un estilo de vida.

casas en cordoba dijo...

Quedó claro que con el Feng Shui armonizamos las energía para que las cosas nos salgan mejor, pero no son soluciones mágicas.

chino Pazucho dijo...

Gracias muy bueno estoy tratando de iniciarme en la practica del feng shui y me gusto ... la simpleza del artículo.. muy claro